Geboren in Córdoba, Argentinien, lebte lange Zeit in Spanien und lebt nun in Deutschland. Er ist Schriftsteller, Autor von Romanen und Kurzgeschichten, Regisseur und Professor für Film. Seine Geschichten erscheinen regelmäßig in renommierten Zeitschriften, Anthologien und Literaturmagazinen in Spanien, Argentinien, Mexiko, Chile, Peru, Kanada, USA, Italien, Frankreich und Deutschland. Er studierte Bildende Kunst an der Kunsthochschule Emilio Caraffa in Cosquín, Córdoba, Argentinien.

Natural de Córdoba, Argentina, ha vivido en España y actualmente reside en Alemania. Es autor de relatos, novelista, director y profesor de cine. Sus cuentos aparecen habitualmente en prestigiosos periódicos, antologías y revistas literarias de España, Argentina, México, Chile, Perú, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania. Ha cursado Bellas Artes en la Escuela de Artes Emilio Caraffa de Cosquín, Córdoba, Argentina.

Norberto Luis Romero is an Argentine, now a citizen of Spain presently living in Germany. He writes a wide range of fiction -from realistic to extreme fantasy. His stories have been published in Spain, Argentine, France, Italy, Canada and the United States. This is his first book-length collection to appear in English. He writes a wide range of fiction- from realistic to extreme fantasy.

Originario di Cordoba (Argentina), risiede in Spagna dal 1975. La sua opera letteraria, che comprende racconti e romanzi, ha ricevuto riconoscimenti per lo stile diretto e agile e per le sue sorprendenti tematiche, mai convenzionali e sempre molto coraggiose.

28.1.12

LETRANTERÍAS



Las letras más adecuadas para colocar libros son, sin lugar a duda, la E, la H, y la A, por la balda central. La H es excelente, pero sólo tiene un estante. La E tiene los inconvenientes de que en ella caben pocos libros, en los estantes superior e inferior, que son más largos, entran un poco más, pero unos libros están muy cerca del suelo y se ensucian con facilidad, a los de arriba les pasa otro tanto con el polvo, además, para alcanzarlos hay que ser muy alto o subirse a una silla; en la A caben apenas dos o tres ejemplares, siempre y cuando no sean muy gordos, aunque están bien protegidos del polvo, pero la forma triangular del hueco impide poner libros altos en los extremos, donde en cambio sí cabrían perfectamente, por ejemplo, dos tarros de mermelada. La Z tiene los mismos inconvenientes que la E a los que se suman los de la A por la falta de perpendicularidad de uno de sus lados, en el estante inferior. Algo similar a la E les ocurre a la F, la L, y la T. El resto presentan curvas poco prácticas, como la B, la D, la P, la R y la G, con el agravante de la poca estabilidad. La C, la J, la O, la Q y la S no valen para poner nada en ellas, porque se desestabilizan al menor roce y la O en particular sale rodando; en la I apenas cabe un libro o dos; en la K, la M, la N, la Ñ, la V, la W, la X y la Y todo son ángulos agudos, ideales para guardar madejas de lana pero no libros.

19.1.12

Sigue hablándose de Tierra de Bárbaros.

Hace casi 200 años, en Argentina, recién lograda su independencia de España, la política local naciente se parece más a la mafia que a un gobierno medianamente serio o decente.
Buenos Aires, la capital, es una ciudad que ahora nos parecería pequeña y provinciana. Todo el mundo se conoce, las diferencias sociales están muy marcadas, el caciquismo rige la vida social. Dos partidos hostilmente enfrentados a muerte, federales y unitarios o rojos y celestes, andan siempre rodeados de matones, capaces de cualquier cosa por gobernar el nuevo país. La burguesía incipiente quisiera igualarse a la europea y para ello pueden llegar a realizar los actos más peregrinos.
En una atmósfera algo opresiva, podemos asistir a las andanzas de los personajes de esta novela coral, en la que todos ellos adquieren un protagonismo similar. Novela costumbrista, histórica y con ligeras pinceladas de realismo mágico o fantástico.
Las historias de todos los personajes se van superponiendo como pétalos de rosa, cubriendo parte del pasado y avanzando retazos de futuro. Y así, con un poco de aquí y un poco de allá, construye una historia original y admirable, desvelando los pormenores de una época convulsa adornada con elementos extravagantes en ocasiones, mágicos en otras. Una chocante orden religiosa de monjas estrafalarias que nadie conoce, un hombre sapo con un sex-appeal sin igual, falsas mulatas adivinas, un tigre de bengala que se pasea por las calles con naturalidad y del que se enamora la madre superiora y a quien hace levitar, una momia de un indio comechingón  cuyo descubrimiento es la atracción principal de una fiesta con lo más granado de la sociedad bonaerense, embarazos mágicos producto de terribles maldiciones, muertes salvajes descritas con brutal realismo.
Tierra de barbaros1 RESEÑA: Tierra de bárbaros, de Norberto Luis Romero
El autor va tejiendo las historias, abriendo para nosotros sus vidas que finalmente cierra con la misma maestría con que nos las descubrió. Sangre e infamia en una Tierra de bárbaros escriben la historia, el pasado reciente (que 200 años no es nada…) de una Argentina recién independizada, recién liberada del vasallaje hacia España.
Solamente un “pero”, que no es tal, puesto que es algo muy personal. El lenguaje, que refleja fielmente el habla argentina de la época, me resultó bastante costoso de seguir. Ya he comentado muchas veces lo complicadas que me resultan las novelas en las que abundan los giros, los modismos, las palabras propias del lenguaje de países de Hispanoamérica pues, aún compartiendo un mismo idioma, hablamos todos de manera muy diferente. Insisto, esto es una opinión muy personal y en absoluto una crítica al autor o al libro.

14.1.12

La bruja (bilingüe, castellano italiano)

La bruja
Ahíta después de comerse a Hansel y Gretel, abandonó a toda prisa la casita de chocolate para acudir al palacio de una bella princesa y entregarle un uso que la dejó dormida, de allí a la casa de una tal Caperucita donde le informaron que llegaba tarde y habían puesto a un lobo, corriendo acudió al bosque para ver a Blancanieves y darle una manzana emponzoñada…
En su casa, se quitó los pesados zapatos, y mientras descansaba en la mecedora rogó a dios que llegase pronto es realismo.

La strega

...Sazia dopo essersi mangiata Hansel e Gretel, abbandonò in tutta fretta la casetta di cioccolato per accorrere al palazzo di una bella principessa e consegnarle un fuso che la fece addormentare, da lì alla casa di una certa Cappuccetto dove la informarono che arrivava tardi e che al suo posto avevano messo un lupo, correndo raggiunse il bosco per trovarsi con Biancaneve e darle una mela avvelenata… A casa, si tolse le pesanti scarpe, e mentre riposava sulla sedia a dondolo pregò dio che arrivasse presto il realismo…
Traducción de Dajana Morelli
De la antología de mis cuentos "Istantanee d’Inquietudine", de próxima aparición, Edizioni Arcoiris, Italia.

9.1.12

Un cuento de Karim Shaker


EL OLOR DE LA CARNE HUMANA

Vivo en la misma casa desde hace mucho tiempo. El barrio, una zona bastante normal. Cada día no se mudan nuevos vecinos a la casa de enfrente. Hoy sí. No he podido ver a ninguno, pero se que son una familia numerosa: Un padre, una madre, y tres hijos. Me lo han dicho.

Esta noche iré a visitarlos. No soporto vivir enfrente de alguien y no conocerle. Es una mierda. Antes no era así. Todos nos conocíamos, nos llamábamos por nuestro nombre. Eso es de ser personas.

Llevo aquí dos horas. No me he movido de la ventana. Nada.

Ahora se enciende una luz. Están dentro. ¿A que huele? No importa. Sigo en la ventana. Enciendo un cigarrillo.

Una calada, dos. Lo tiro. Es malo. Tengo sed, pero no bebo. Se acerca un perro a la puerta. ¿Lo huele? Sí, lo esta oliendo. Un niño lo llama. Adiós perro. Va a ser la hora. Se apaga la luz, se enciende otra en el piso de abajo. Se apaga esa luz, no se enciende ninguna otra. Están en el sótano. Me lo han dicho. ¿Que están haciendo? Mi mente no puede pensar. Tengo sed, en algún rincón oigo un grifo que gotea. Eso me da más sed. Es la hora. Tengo que ir. ¡Tengo que ir ya! No, espera. Luz. Abajo. Ahora se apaga. Se enciende arriba, justo en la ventana de enfrente. Una silueta. Un resplandor; Una cerilla. Se ha encendido un cigarrillo. Fulgor: una calada. Otro fulgor: otra calada. Lo tira. ¿Qué? Otro perro. ¡No!, es el mismo perro. Huele otra vez. El mismo niño lo llama. Tengo mucha sed. Esos grifos, tenía que haberlos arreglado. El olor es tan fuerte. ¡Se apaga la luz!, se enciende otra abajo. Se apaga esa luz. Se abre la puerta. Alguien sale despacio de la casa. Cruza la calle. Entro en casa. Ese olor. Ahora lo sé. Son cinco. Me lo han dicho. Un padre, una madre y tres hijos.

Esta noche iré a visitarlos.

4.1.12

Ángeles Prieto barba reseña "Tierra de bárbaros"


Hombres sapo, monjas que levitan, médiums, la maldición de una momia comechingona, tigres borgianos que aparecen en Buenos Aires y en Córdoba, la metrópolis y el interior, civilización o barbarie, Juan Manuel de Rosas y Facundo Hernán Quiroga son algunos de los múltiples elementos que transitan por esta historia y que, conducidos sabiamente por un auténtico festín del lenguaje, concluyen en un final apoteósico que convierten a esta novela en un placer difícilmente olvidable. Uno de esos libros que es imposible dejar olvidado en el asiento del autobús y que, una vez terminado, sientes ganas de volver a empezarlo de nuevo.
Su autor, Norberto Luis Romero, de origen argentino pero sobradamente conocido en el cada vez más reducido mundo de las letras excelentes, firma esta novela tras una ingente y larga trayectoria jalonada de piezas excepcionales: El momento del unicornio (Tropo editores), que recoge cuentos verdaderamente magistrales; La noche del Zeppelín (Valdemar, véase crítica de Miguel Baquero en este mismo blog) novela trepidante; Ceremonia de máscaras, Bajo el signo de Aries, Emma Roulotte es usted o Signos de descomposición son algunas de sus obras que todo lector entendido debería conocer.
Y aunque podríamos encuadrar su argumento dentro de lo que se ha venido en llamar “literatura de realismo mágico”, yo no lo consideraría así dada la consistencia y el rigor histórico demostrado en su desarrollo, así como por la naturalidad que en el desconocido y deslumbrante paisaje argentino del siglo XIX presentan sus personajes, nada excéntricos en él, a mi modesto entender, por mucho que puedan parecernos.
Un mundo espléndido pero también de trabajo duro, de crecimiento y prosperidad económica, por el que Argentina se abría a los estados europeos con su estatus de tierra de promisión para todos los desventurados, hambrientos de pan y sedientos de justicia, que llegaron para llenar aquel país de gentilicios y eufonías procedentes de todos los confines de la Tierra. Un lugar de acogida para metecos, un territorio mestizo, increíblemente rico, gentil y culto. Pero también una tierra de bárbaros y salvajes, como sabiamente nos indica su autor, donde ya aparecen flotando cadáveres en los muelles, lamentable señal de que ya existe la “mazorca”, aquella penosa institución gansteril del periodo rosista, que se vio tristemente continuada por la “patota”, en el siglo veinte.
Pero es que además, esta no es una novela histórica strictu sensu, entendiendo por tal el registro escrupuloso de hechos históricos, pero puestos al servicio o servir de atrezzo, a las aventuras de una pareja protagonista. Hay más, muchísimo más, hay mensaje profundo bajo un desfile de personajes de marcado carácter y personalidad, algunos aparentemente locos, siempre fuertes y competitivos, donde la fantasía de Norberto se despliega para atraparnos en un ambiente único y magistral, decididamente original, quizá el mayor logro de esta brillante novela.
Todo ello con un lenguaje rico, musical y subyugante de hermosas palabras, sin concesiones a la vulgaridad, ni a los trillados lugares comunes, de los que esta novela espléndidamente está exenta. Un mundo que no deberíamos dejar de visitar porque con este libro crecemos: nos hace más libres, cultos, críticos y felices. Y lo cerramos con provecho.