Geboren in Córdoba, Argentinien, lebte lange Zeit in Spanien und lebt nun in Deutschland. Er ist Schriftsteller, Autor von Romanen und Kurzgeschichten, Regisseur und Professor für Film. Seine Geschichten erscheinen regelmäßig in renommierten Zeitschriften, Anthologien und Literaturmagazinen in Spanien, Argentinien, Mexiko, Chile, Peru, Kanada, USA, Italien, Frankreich und Deutschland. Er studierte Bildende Kunst an der Kunsthochschule Emilio Caraffa in Cosquín, Córdoba, Argentinien.

Natural de Córdoba, Argentina, ha vivido en España y actualmente reside en Alemania. Es autor de relatos, novelista, director y profesor de cine. Sus cuentos aparecen habitualmente en prestigiosos periódicos, antologías y revistas literarias de España, Argentina, México, Chile, Perú, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania. Ha cursado Bellas Artes en la Escuela de Artes Emilio Caraffa de Cosquín, Córdoba, Argentina.

Norberto Luis Romero is an Argentine, now a citizen of Spain presently living in Germany. He writes a wide range of fiction -from realistic to extreme fantasy. His stories have been published in Spain, Argentine, France, Italy, Canada and the United States. This is his first book-length collection to appear in English. He writes a wide range of fiction- from realistic to extreme fantasy.

Originario di Cordoba (Argentina), risiede in Spagna dal 1975. La sua opera letteraria, che comprende racconti e romanzi, ha ricevuto riconoscimenti per lo stile diretto e agile e per le sue sorprendenti tematiche, mai convenzionali e sempre molto coraggiose.

27.11.10

Revista literaria ILA


"ILA", Visual Art & Phrases, o “TO”, es una revista cultural publicada por la fundación de arte y cultura "Cross-Over".
El fin de “TO” es descubrir y crear la renovación en relaciones entre diseños distintos del arte visual (plástico) y su significación intelectual y en esa manera crear espacio para formar una base en el arte de la vida de hoy.
Se edita en castellano, árabe, danés e inglés. Está dirigida por Mohamed Ahmed Bennis, desde Marruecos.
Participo con el cuento breve Otra casa tomada,  tanto en castellano como en inglés.

24.11.10

Orquideas


Cuando descubrió las orquídeas en el invernadero, una vez superadas la sorpresa e inevitable admiración, les tuvo celos. Tantos, que esa misma noche le reprochó a su flamante marido que se las hubiera ocultado, como quien esconde una aventura amorosa, o peor aún, una amante.
Siempre hemos cultivado orquídeas en la que es ahora tu casa. No tiene nada de particular hacerlo; superan al resto de las flores por su exquisitez y exotismo, le explicó su marido.
Pero tienes que dedicarte mucho a ellas…
Porque son sumamente delicadas, como tú, argumentó él, y la besó tiernamente.
Luego ella guardó silencio, no volvió a sacar a relucir el asunto, pero acudió al invernadero cada vez que él se ausentaba a la ciudad, o por las noches mientras su esposo dormía; y allí se quedaba largo tiempo observando con resentimiento a las orquídeas, sus simetrías caprichosas, los suculentos estambres y carnosos pétalos de matices sanguíneos, aferradas al tronco de los árboles de cuyas energías se apoderaban para abrirse arrogantes, tentadoras, sensuales.
A fuerza de admirarlas con envidia le pareció que algo malvado atrapaban en sus cálices húmedos y voluptuosos, en los pliegues insinuantes de sus pétalos. Con el paso de los días notó que iban invirtiéndose los papeles: eran las orquídeas quienes la observaban a ella cuando en las noches de insomnio dejaba la alcoba y, sentada en la bancada de piedra humedecida, con la camisola velando apenas sus sonrosadas y armoniosas formas, desafiaba la impudicia de las orquídeas. Sospechó que cada vez que les daba la espalda para irse de allí ellas cuchicheaban, la criticaban o se burlaban. Algo les vio de carnívoras que aumentó su susceptibilidad y, poco a poco, la admiración fue transformándose en inquina y los celos en odio.
Una noche, mientras su esposo dormía profundamente, dejó la alcoba como otras tantas veces, pero ésta se dirigió en primer lugar a la caseta de herramientas y allí tomó unas cizallas.

A pesar de los años de profesión, el comisario apenas pudo tolerar lo que tenía ante sus ojos: en el suelo, al pie de las orquídeas sudorosas y salpicadas de sangre, yacía ella desnuda, con las cizallas en el pecho abierto, y un poco más allá, la camisola sucia, destrozada.

22.11.10

Libro objeto en bandeja




Mientras ella duerme...
"Hasta aquel jueves maldito, ella ni siquiera había imaginado que cada noche, durante mis paseos por la casa, insomne y fumando como un murciélago, desvelado por sus ronquidos poderosos, yo tejía y destejía el crimen; urdía la única forma posible para el asesina­to perfecto, que me permitiera enviarla a mejor vida y librarme de su carga, de sus ciento treinta kilos de entonces (ahora son más), y de su agresividad y violencia descontrola­das y crecientes."

18.11.10

Cuento en Aquelarre

 Extraido del Blog "PAPEL EN BLANCO", a propósito de la Antología de cuentos de terror español de la editorial Salto de Página:  "Aquelarre"

Con esta antología se pretende dar una muestra de los numerosos autores españoles que han dedicado su producción literaria al terror (aunque no sea exclusivamente). Del último tercio del siglo XX hasta ahora, autores como Care Santos, Jose Carlos Somoza, Félix J. Palma o Juan Ramón Biedma nos muestran que fina es la frontera que separa la vida cotidiana del horror más temible. La propia editorial pone a nuestra disposición el relato El banquete del señorito de Norberto Luis Romero, y aviso desde ya que no es apto para espíritus sensibles.
 
leer cuento

17.11.10

Se alquila habitación


Se alquilan habitaciones para ejercer violencia doméstica o de género. Amuebladas y con todos los complementos necesarios para descargar su ira, despecho, furia o sencillamente recelo a gusto. Los precios varían en función del tiempo que se esté en ella y de la magnitud de los daños, en el caso de las habitaciones estándares. Si usted requiere enseres y objetos de mayor calidad o bien prefiere trasladar sus propios elementos a destrozar, existen diferentes modalidades de contratación y una gran variedad de precios.

La empresa no se hace responsable de lo que ocurra de puertas para adentro de la habitación a partir del momento en que es contratada, no se responsabiliza por las heridas, traumas, o muertes que pudieran producirse entre los huéspedes. Éstos, en cambio (o sus familiares o albaceas previamente responsables por contrato) se harán cargo de los destrozos que pudieran ocurrir en las instalaciones que no hayan sido contratados, coso de incendios, destrucciones de muros o techos, o del inmueble en su magnitud.

Las personas que decidan contratar nuestros servicios deberán estar de mutuo acuerdo en todas y cada una de las cláusulas del contrato.

El hotel no se hace responsable de las muertes que pudieran ocurrir en el curso de los acontecimientos, pero sí del levantamiento de los cuerpos si se estipula previamente. La limpieza de las habitaciones así como su desinfección corren por cuenta del hotel.

Las autoridades del hotel se reservan el derecho de entrar en las habitaciones en el caso de no observarse señales de vida dentro de un plazo de 48 horas, siempre bajo presencia policial y previa orden judicial.

11.11.10

plaqueta V. Una lata de guisantes





"Cuando Frau Waltraud Tecker plantó el caballete en mitad de la calle, abrió su caja de oleos, el frasco de trementina, dispuso su colorida paleta y empuñó el carboncillo como quien esgrime un arma certera, los habitantes de las casas recogieron como mejor pudieron sus pertenencias y objetos más queridos y huyeron a toda prisa antes de verse atrapados en el escueto espacio del lienzo..."
 
"Una lata de guisantes" hace el minilibro nº 5 de la insignificante editorial  las puertas del hacedor, cuyos ejemplares son realizados por Hansel en sus ratos de ocio, entre estocada y estocada. Este ególatra editor aficionado acaba de regresar de un país en vías de desarrollo tórrido e insostenible , mientras el frío arrecia en Baviera, no obstante, Hansel tiene en mente nuevos microscópicos libros y muchas otras inquietudes que lo mantienen alejado del patio de corrala donde los vecinos de arrojan objetos contundentes entre sí.