Geboren in Córdoba, Argentinien, lebte lange Zeit in Spanien und lebt nun in Deutschland. Er ist Schriftsteller, Autor von Romanen und Kurzgeschichten, Regisseur und Professor für Film. Seine Geschichten erscheinen regelmäßig in renommierten Zeitschriften, Anthologien und Literaturmagazinen in Spanien, Argentinien, Mexiko, Chile, Peru, Kanada, USA, Italien, Frankreich und Deutschland. Er studierte Bildende Kunst an der Kunsthochschule Emilio Caraffa in Cosquín, Córdoba, Argentinien.

Natural de Córdoba, Argentina, ha vivido en España y actualmente reside en Alemania. Es autor de relatos, novelista, director y profesor de cine. Sus cuentos aparecen habitualmente en prestigiosos periódicos, antologías y revistas literarias de España, Argentina, México, Chile, Perú, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania. Ha cursado Bellas Artes en la Escuela de Artes Emilio Caraffa de Cosquín, Córdoba, Argentina.

Norberto Luis Romero is an Argentine, now a citizen of Spain presently living in Germany. He writes a wide range of fiction -from realistic to extreme fantasy. His stories have been published in Spain, Argentine, France, Italy, Canada and the United States. This is his first book-length collection to appear in English. He writes a wide range of fiction- from realistic to extreme fantasy.

Originario di Cordoba (Argentina), risiede in Spagna dal 1975. La sua opera letteraria, che comprende racconti e romanzi, ha ricevuto riconoscimenti per lo stile diretto e agile e per le sue sorprendenti tematiche, mai convenzionali e sempre molto coraggiose.

29.10.10

Aquelarre. Antología del cuento de terror español actual

Nueva antología de cuentos, en este caso de terrror, en la pujante editorial Salto de Página.
Participo en ella junto a otros autores con el cuento "El Banquete del señorito".

Salto de Página Aquelarre

27.10.10

Los amantes

En el calor de la siesta pegajosa, bajo las aspas del ventilador de techo, que giran mientras fuera cae la lluvia volviendo al amor aún más pegajoso, él le dice entre suspiros: lo hacemos sentados. Se pegan el uno al otro, y se rodean con brazos y piernas, los sexos encontrados, eléctricos. Hasta que cae el rayo, serpentea por los cables y llega hasta el ventilador, que gira enloquecido y se desprende en pleno orgasmo.
Imagen, Egon Schiele

23.10.10

Hansel deja de mirarse el ombligo

Cuando decidí crear este blog, y como bien lo expone Hansel en sus razones, fue con el claro propósito de promocionarme profesionalmente y fomentar lazos con escritores amigos. A medida que una realidad que va más allá de la literaria y sus vanidades -una realidad que me preocupa y con la cual me comprometo- se impone en el terreno de la infamia, la vergüenza y el avasallamiento de los derechos humanos, como argentino y español, dejo por un momento de mirarme el ombligo literario para compartir con quien quiera interesarse estos sucesos:


Por quinta vez en una semana, las autoridades españolas han deportado a Argentina a un ciudadano de ese país suramericano desde el aeropuerto madrileño de Barajas. El último caso se conoció ayer mismo. La argentina Nadya Quiroga, estudiante de Derecho de 25 años, aterrizó en Barajas el pasado domingo. Su plan era pasar un par de meses en Alemania, pero su viaje terminó abruptamente en Madrid.
Quiroga fue detenida en el aeródromo, donde debía hacer escala antes de tomar otro vuelo a Múnich. El departamento de Migraciones le impidió proseguir su viaje, y la retuvo durante 41 horas antes de mandarla de vuelta a Argentina. Se trata del tercer caso de expulsión que se denuncia desde Argentina en los últimos días, aunque en realidad, fueron cinco las personas deportadas en la última semana.
La joven presentó en Madrid la carta de invitación de la familia alemana que la iba a hospedar durante su estancia, pero las autoridades españolas rechazaron el documento porque no estaba certificado. El consulado alemán en Argentina, en cambio, le había confirmado que la misiva era legítima. La chica fue enviada a una sala de Barajas, en donde también se encontraban retenidos otros viajeros procedentes de Nigeria, Senegal, Argelia, Nicaragua, Venezuela, Paraguay y EEUU. "Estuvimos todos juntos y nos acompañamos en la incertidumbre, en la agonía y en la inseguridad jurídica que estábamos viviendo", relató Quiroga a Público.
La estudiante no ha tenido por ahora ninguna noticia del consulado español, pero ya está consultando su situación con abogados de derecho internacional. "No tengo nada que decir contra los españoles", indica. "Sí contra el sistema de la Unión Europea y con la información que ellos manejan. Lo que yo quiero es que las autoridades pertinentes pongan las reglas claras a nivel internacional, y que se maneje una información pública, correcta y veraz para que ningún ciudadano del mundo vuelva a sufrir lo que nos tocó a nosotros", denunció.

El último caso, resuelto

Rocío Colina se convirtió ayer en la última víctima de esta situación. Es argentina y regresaba a España con su mujer, Raquel, de nacionalidad española, desde Buenos Aires. Cuando aterrizaron en el aeropuerto, Raquel pasó los controles de migración, pero ella estuvo retenida en la sala de inadmitidos de Barajas durante más de seis horas. Al final, consiguió arreglar el desaguisado y pudo entrar en Madrid. Eso sí, pendiente todavía de regularizar correctamente sus papeles.
Fuentes oficiales del Gobierno argentino declararon ayer a este diario que llevan "luchando con esta realidad desde hace años". "Espero que encuentren una solución de una vez por todas. Hay que cambiar la normativa", sentenciaron dichas fuentes. Y añadieron: "El perfil de un argentino que lleva tiempo sin ver a su familia y que viene a España a pasar unos meses con los suyos no es el mismo que el de otro turista que viene 15 días a Europa a recorrer varias capitales".
Además, tanto estos representantes del Ejecutivo argentino como distintas ONG consideran "absurdas" las medidas burocráticas necesarias para tramitar la carta de invitado. "Se tarda meses en poder invitar a alguien porque ponen todo tipo de trabas", denuncian.

22.10.10

El cajón consignado

Lleva aquí más de un año, junto a otras cajas, maletas y bultos no tan grandes. Las filas de minúsculos orificios practicados en dos de los lados, además de la leve respiración que oigo cuando pego la oreja a la madera, me señalan que contiene algo vivo.
No me atrevo a abrirlo, lo prohíbe el reglamento, pero lo que sea acabará muriendo de hambre, sed y encierro, y cuando ocurra lo sabré por el olor.
Cada tanto se revuelve ligeramente, cada día con menor intensidad, señal que se le está agotando la energía y con ella la vida.
Cuando deje de manifestarse estaré más desamparado que nunca aquí, en esta solitaria consigna.

20.10.10

Argentina deportada de España perdió el embarazo, y Hansel se siente avergonzado a pesar de vivir en Baviera

Algo que se viene reiterando...
"Buenos Aires. El ministerio de Educación denunció ayer que una profesora universitaria argentina, invitada por un catedrático ibérico y becada por la cartera, fue demorada en un sótano del aeropuerto de Madrid y “expulsada” sin fundamentos el día de su arribo, episodio que provocó trastornos en su embarazo de tres meses, que luego perdió.

Horacio Fazio, director del Colegio Mayor Argentino, casa de la cartera que alberga a alumnos, docentes y profesionales argentinos que visitan o estudian en España, dijo que “es la primera vez, en 40 años que existe la institución en convenio entre ambos gobiernos, que sucede algo así”.

La profesora de Historia becada, llamada María Cecilia Tonón, quien cursaba un embarazo de tres meses y lo perdió al volver a Argentina, prácticamente fue “demorada e incomunicada cuatro horas y despachada en el avión”, sostuvo.

Fazio, ex subsecretario de Políticas Universitarias del ministerio de Educación, explicó que la profesora de la Universidad Nacional del Litoral “fue invitada por el catedrático de Historia contemporánea, de la Universidad Complutense de Madrid, Julio Aróstegui, en una suerte de intercambio por dos meses”.

El funcionario dijo que “el gobierno argentino le pagó el viaje de ida y vuelta y la estadía en el Colegio Mayor”.

“La invitación a Tonón fue institucional, llevaba mi firma, que como Director del Colegio tengo el rango de ‘ilustrísimo’, en el marco del programa de Movilidad Docente y Estudiantil del ministerio de Educación, y pensábamos traer a 100 profesores regulares más a España por dos meses”, continuó el funcionario argentino.

Consultado sobre los requisitos que le pidieron en Madrid a la profesora, manifestó que “no dijeron nada concreto, le hablaron de una visa como estudiantes, y hasta ahora en 40 años nadie pedía una visa para una estadía menor de tres meses y los becados nunca la necesitaron”.

Para Fazio, “la estrategia es dejar pasar el tiempo para que vuelva a salir el avión que te trajo y meterte adentro”.

Se rieron. “Me permito preguntar, ¿quién se hace responsable de tamaña aberración?”, sostuvo Fazio, y agregó: “¿Ante quién hay que reclamar, quién tiene que hacerlo?”.

El funcionario dijo que el episodio “nos puso la piel de gallina”, ya que supo además que la docente “estuvo cuatro horas demorada e incomunicada en una pieza sin ventanas en el subsuelo del Aeropuerto de Barajas (Madrid) por la policía de Frontera”. Los efectivos, advirtió, se rieron “constantemente” de la docente.

Tonón, por su parte, en un escrito dirigido a Fazio al regresar a Argentina expresó: “Me encontraba en el tercer mes de mi embarazo, posiblemente por los efectos del estrés y de los 22 mil kilómetros realizados en tan sólo 36 horas, tuve contracciones y algunas pérdidas al llegar, y mi médico me dictaminó reposo absoluto al menos por 15 días”, aunque la gestación se interrumpió ayer. “A esta situación, le tengo que sumar el desánimo moral y el terror, terror, de que si vuelvo a ir en breve me pase lo mismo”, dijo."
 
Foto: Diario Clarín

14.10.10

Revista "Narrativas" 19

La revista Narrativas, dirigida por Carlos Manzano, publica en este número 19 el primer capítulo de mi novela inédita TIERRA DE BÁRBAROS.

12.10.10

Luis Borrás y mis arañas pataslargas

Hay gestos que delatan a las personas. Y Norberto Luis Romero, siguiendo el ejemplo de José Joaquín Beeme, ha decidido unir arte y literatura en ediciones no venales, plaquetas de cinco ejemplares de alguno de sus relatos.
Arte como regalo y como símbolo. Arte como objeto, agradecimiento, festividad de la amistad y la palabra. Arte contracorriente y al margen en esta edad bárbara -como la ha definido Ramón Acín- encerrada en lo banal, lo perecedero, la modernidad virtual y el exceso de velocidad.
Contra eso Norberto Luis Romero y sus manos. Hilo, cartulina, papel y tijera. Gesto, locura, papiroflexia. Libros mínimos hechos a mano; objetos raros, singulares; fortuna sin precio para poner a salvo de la avaricia de Lucas Corso y todos los mercenarios bibliófilos.
Gesto y forma; papel y símbolo. Creación multiplicada por dos. Doble valor: objeto y contenido. El objeto excepcional creado por Norberto como guarida personal para un relato suyo: “La siesta obligada”.
Forma e idea: Un relato conformando un cuerpo único. Libro en singular. Relato como reedición personal, rescate o novedad, pieza fuera de colección, estilo y palabra.
Y Norberto en su “Siesta obligada” que nos lleva a un cuarto en penumbra hasta donde llegan los perfumes y los sonidos que están afuera. A una habitación a oscuras y en silencio donde escucharemos la respiración violenta, ronca y dificultosa de un niño herido y vivo. Con el aliento extraviado en los rincones del techo. Una habitación, caja oscura a la luz de una vela, con el retrato coloreado de una mujer muerta y una Virgen. Y las sombras colándose y meciéndose por las rendijas de los postigos.
Y las palabras de Norberto que nos dejan dentro y nos llevan afuera. Sombra y luz. Dentro, junto al niño y la angustia amenazante de una enfermedad como una tela de araña. Tuberculosis de la que se habla en voz baja y se conoce su tos de agonizante escupiendo sangre. Interior desde el que se escuchan los ruidos del exterior, la vida, la calle, el sol, los gritos de otros niños jugando, crueles cazadores de frágiles mariposas. Sanatorio, valle al norte de aire sano y limpio. Miedo, vuelo, veneno en los pulmones y muerte. Habitación desde la que se oyen las voces de los demás hablando y callando. Interior y exterior aleteando en los sonidos de las palabras de Norberto. Aire espeso, silencio, padres de visita cada seis meses, violetas, jazmines; ratones muertos y chicharras. Angustia de niño vivo que no quiere dormir la siesta de los enfermos. Angustia que gira y se enrosca en las palabras de Norberto. Veneno y miedo, niño vivo que pide que la despiadada araña escoja otra presa para llevarse al fondo de su cueva.

Norberto Luis Romero. “La siesta obligada”. Relato en Plaqueta personal de cinco ejemplares.

El blog de Luis Borrás

3.10.10

De "Criaturas voraces" V


DEL MANTENIMIENTO DE LA PECERA

Al abrirse las puertas del ascensor me echó atrás el tufo a podrido, pero jamás sospeché que proviniera de mi propio piso. Dejé la maleta a la entrada y avancé con cautela por el pasillo mientras intentaba recordar el teléfono de la policía, por si acaso. El olor a podrido se hacía más intenso. Al asco siguió un sentimiento de indignación: mi asistenta había quedado en venir en días alternos durante esas dos semanas de mis vacaciones a ocuparse de mi gato Gusi y de los peces, pero era evidente que no había cumplido su promesa; y a falta de alimento, mi gato pretendió, a su manera, hacerse cargo de la pecera. Hecha añicos en el suelo, sólo había arena seca entre cristales y las tuberías de plástico del sistema de ventilación. Ni rastro de mis exóticos peces. Descubrí el cuerpo de Gusi en avanzado estado de descomposición, se había arrastrado hasta un rincón y allí había expirado, seguramente entre horribles dolores. Le habían devorado los ojos en un santiamén y conservaba prendidas en el vientre y el morro, como piercings, las pirañas resecas.

ON MAINTAINING THE FISHBOWL
 
When the elevator doors opened, I was struck by the rotten odor, but I never suspected that it was coming from my own flat. I left my suitcase at the door and advanced cautiously along the hall as I tried to remember the telephone number of the police, just in case. The rotten odor became stronger. Besides disgust, I felt indignant: my assistant had agreed to come on alternate days during the two weeks of my vacation to care for my cat, Gusi, and the fish, but evidently she hadn’t kept her promise; and lacking food, my cat tried, in its way, to take over the fishbowl. The bowl was smashed to bits on the floor; only dry sand and slivers of glass and the plastic tubes of the ventilation system remained. Not a trace of my exotic fishes. I found Gusi’s body in an advanced state of decomposition; he had dragged himself to a corner and died there, surely with horrible pains. They had devoured his eyes in an instant and Gusi’s jaws and stomach still held, like piercings, the dried piranhas.
 
Traducción de H. E. Francis

De "Criaturas Voraces" La torre degli arabeschi, Angera, Italia, 2009
La Torre degli Arabeschi