Geboren in Córdoba, Argentinien, lebte lange Zeit in Spanien und lebt nun in Deutschland. Er ist Schriftsteller, Autor von Romanen und Kurzgeschichten, Regisseur und Professor für Film. Seine Geschichten erscheinen regelmäßig in renommierten Zeitschriften, Anthologien und Literaturmagazinen in Spanien, Argentinien, Mexiko, Chile, Peru, Kanada, USA, Italien, Frankreich und Deutschland. Er studierte Bildende Kunst an der Kunsthochschule Emilio Caraffa in Cosquín, Córdoba, Argentinien.

Natural de Córdoba, Argentina, ha vivido en España y actualmente reside en Alemania. Es autor de relatos, novelista, director y profesor de cine. Sus cuentos aparecen habitualmente en prestigiosos periódicos, antologías y revistas literarias de España, Argentina, México, Chile, Perú, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania. Ha cursado Bellas Artes en la Escuela de Artes Emilio Caraffa de Cosquín, Córdoba, Argentina.

Norberto Luis Romero is an Argentine, now a citizen of Spain presently living in Germany. He writes a wide range of fiction -from realistic to extreme fantasy. His stories have been published in Spain, Argentine, France, Italy, Canada and the United States. This is his first book-length collection to appear in English. He writes a wide range of fiction- from realistic to extreme fantasy.

Originario di Cordoba (Argentina), risiede in Spagna dal 1975. La sua opera letteraria, che comprende racconti e romanzi, ha ricevuto riconoscimenti per lo stile diretto e agile e per le sue sorprendenti tematiche, mai convenzionali e sempre molto coraggiose.

23.7.10

Los caracoles escribidores

Un poco más allá del cantero de los geranios hay una colonia de caracoles. Hace muchos años que viven allí, bajo las calas, al pie de la madreselva, y siempre han tenido por costumbre cartearse con sus amigos y sus parientes de un pueblo vecino que está en el jardín de la casa de enfrente.
Uno de ellos es cartero y tiene por desdicha una pesada carga de correspondencia acumulada en su casa, cuyos destinatarios no ha podido encontrar. El pueblo de los caracoles tiene calles con nombres, y las casas un número que cada dueño elige al azar, casi cabalísticamente; pero como los caracoles, aunque lentos, son muy andariegos, nunca residen en un mismo sitio más de dos horas seguidas. El resultado de sus hábitos es la confusión.
Los caracoles no se visitan, salvo cuando, casualmente, se encuentran en la calle. Y el cartero entrega las cartas solamente a aquellos con quienes se cruza en el camino. Como sabe de antemano que no encontrará, por ejemplo, la casa número 543, en la tercera manzana de una calle determinada, opta por pasearse por todo el pueblo, con las cartas a cuestas, voceando el nombre de los destinatarios. Resultado: el cansancio y la afonía.
El cartero quiso presentar una queja en el Ministerio de Información, pero fue inútil, ya que dicho Ministerio, por ser un edificio joven, andaba muy velozmente. Después de varias tentativas y persecuciones, optó por presentar la renuncia enviándola por correo. Aún no ha recibido respuesta. Hace que dejó de trabajar dos o tres meses, no obstante aún le quedan 468 cartas, 57 postales y 18 impresos por repartir. Telegramas no tiene porque los caracoles prefieren no hacer uso de ellos. Dice que cuando logre entregar toda la correspondencia que le queda pedirá la jubilación.
El pueblo manifestó su disconformidad con el servicio de Correos, pero todavía no aciertan a encontrar una solución. Los que se ofrecieron como carteros voluntarios enseguida se fatigaron abandonando el trabajo. Otros prefirieron ir personalmente al correo a llevar y retirar sus cartas, pero no lo hallaron. Actualmente los caracoles de ambos jardines se encuentran algo incomunicados.
De "Llegada del otoño en Constantinopla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario